Palestina, aún esperanzas a pesar de las adversidades

Por Silvanna Ayaipoma de Mattos, Miembro de la Junta Directiva de la YWCA Mundial 2012 – 2015   

Participé en el programa de plantación de olivos que la Iniciativa de Activismo Conjunto (Joint Advocacy Initiative – JAI) de la YMCA de Jerusalem del Este y la YWCA de Palestina)

Silvanna Ayaipoma de Mattos

Silvanna Ayaipoma de Mattos

lleva a cabo desde hace 6 años dentro de la campaña “Mantener Viva la Esperanza” (Keep Hope Alive). Este programa de 10 días de duración incluyó la plantación de 1,200 olivos, visitas turísticas a Belén, Jerusalem, Hebrón y Ramallah además de visitas a organizaciones que trabajan pro Palestina, así como la proyección de videos sobre el tema y talleres con voluntarios y activistas.

Nos visitaron palestinos que habían estado en la cárcel debido a las “ detenciones administrativas“, una argucia  legal de los israelitas que les permite detener y encarcelar  hasta por 6 meses a cualquier palestino sin existir justificación alguna y los llevan a cárceles en Israel . Pero estos 6 meses pueden ser renovados automáticamente por otros 6 meses y así indefinidamente. Israel justifica cualquier acción “por razones de seguridad “. Mientras que en cualquier cárcel de un país los reclusos tienen un régimen de visitas, para los palestinos esto no existe puesto que sus familiares no pueden entrar a Israel y sus abogados tampoco. Aquí a los palestinos los someten a la ley militar, sin embargo, a los israelitas a la ley civil.

Mientras vivo en un país libre pienso ¿cómo los territorios palestinos no son parte de Israel pero están bajo jurisdicción israelí? Los cierres, la situación de sitio, los toques de queda y los más de 500 controles militares (checkpoints) han afectado al acceso de los palestinos a la salud, a la educación y al trabajo y han afectado también al derecho a la libertad de movimiento y al derecho a la propiedad. Han causado un colapso en la economía palestina, aumento del desempleo y la pobreza, disminución de las actividades comerciales lo que ha provocado un aumento en la dependencia de la ayuda humanitaria,  haciendo que la mayoría de los palestinos no sean capaces de llevar algo parecido a una vida normal, teniendo que llevar una vida diaria llena de dificultades, privaciones y afrentas a la dignidad humana.

Pienso en el muro del apartheid de 6 metros de alto construido por Israel que serpentea el territorio palestino. Para construir el muro, el gobierno israelí ha ordenado vastas expropiaciones de tierra y ha destruido casas, tiendas, escuelas, redes de suministro de agua y tierras  de cultivo. El muro ha sido declarado ilegal  en el 2004 por la Corte Internacional de Justicia de La Haya, el muro afecta a los palestinos y es un castigo colectivo que está prohibido por la Convención de Ginebra de 1949. Israel justifica el muro como medida para evitar los ataques en su contra.  Pero ¿quién ataca? Israel continuamente invade tierras palestinas y construye asentamientos de colonos que son los que atacan a los granjeros, también  destruye árboles de olivo que son el sustento de la economía palestina.

La población palestina de Cisjordania no tiene acceso a Jerusalem, por eso los líderes responsables del programa no nos pudieron a compañar en la visita a esta ciudad. Sólo quienes consiguen permisos especiales pueden entrar a Jerusalem a través de uno de los cuatro controles militares que la rodean. Los líderes se  aseguraron de proveernos un bus que no tuviera placa de Cisjordania ya que tienen prohibido de circular por Jerusalem (esto incluye a las ambulancias que al llegar al control militar deben trasladar al paciente a una ambulancia con placa israelí en el caso que el paciente tenga permiso para entrar). De ahí que el acceso a la salud es restringido por lo que muchas mujeres palestinas han dado a luz cerca de los controles militares.

Hay aldeas que parecen cárceles pues están rodeadas por el muro que los ha dejado sin hospitales, clínicas, ni tiendas  por lo que tienen que cruzar un control militar que les puede tomar mínimo una hora. Si es que se va en auto, al regresar deben vaciarlo completamente, pasar cada objeto por los rayos X, luego se revisa el auto manualmente y con ayuda  de perros que  lo olfatean; si se trae algún líquido, lo analizan en el laboratorio. Hay familias que quedaron separadas por el muro, familias cuyas tierras quedaron al otro lado del muro  las cuales no pueden sembrarlas sin un permiso especial que muchas veces es denegado. Y si Israel encuentra tierras sin cultivar las confisca y construye colonias israelitas.

Al quedarse los palestinos sin tierras que cultivar han tenido que buscar trabajo en Israel, esperando horas en el  control militar 300 (llamado Gilo por Israel), teniendo que levantarse a las 3 de la mañana para estar en el control militar a las 4 de la mañana, hacer largas colas , esperar a que salga el sol y pasar por controles estrictos y humillantes.  Los participantes en el programa pedimos de pasar por este control militar que es el más terrible y también vivimos esa experiencia! Luego los palestinos vuelven a casa de noche después de haber pasado nuevamente por el mismo control militar y las mismas humillaciones. Es como ir y volver a una prisión cada día y muchos no tienen otra opción.

Conocimos a un padre de familia que se cansó de no ver a sus hijos  por estar en su casa muy pocas horas a causa del trabajo en Israel y el paso del control militar. Una vez fue detenido administrativamente y permaneció dos años y medio en la cárcel. Al salir de la cárcel decidió no trabajar más para Israel  y se dedicó a la venta ambulatoria de café cerca del control militar que tenía que pasar diariamente. Ahora gana menos pero nos dice que está contento así pues pasa mucho más horas en casa con sus hijos. Su relato nos conmovió… Y ese día vendió muchos vasos de café a nuestro grupo.

Poco a poco estoy superando lo que viví esos días en Palestina, pero pienso en mis amigas/os palestinos que pasan diariamente por violaciones de sus fundamentales derechos humanos.

A través de las atrocidades vistas en relación a la violación de los derechos humanos de los palestinos tengo más conciencia sobre la situación que viven día a día y la esperanza viva que si todos alrededor del mundo fuéramos más solidarios y realizáramos acciones que contribuyan a reivindicar sus derechos otro mundo mejor es posible para ellos. Los invito a apoyar los programas y campañas que realizan la YWCA y YMCA en Palestina y no sólo participando en sus visitas sino también realizando concretas acciones en nuestras YWCA y con nuestro entorno, estimulando el diálogo y la búsqueda de soluciones a esta realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: